lunes, febrero 26, 2007

El español de aqui y el de alla.

Que quede claro de una buena vez: los colombianos no cenamos, sino comemos. No le hablamos a su móvil a nuestros amigos, sino los llamamos a su celular. No vivimos en pisos, sino en apartamentos. Tampoco ligamos con una chica: nos la cotizamos o nos la rumbeamos. Y por supuesto, aunque no lo acepten los más tenaces representantes del improperio internacional, cuando insultamos a alguien no le llamamos jilipollas, sino que le aplicamos un buen madrazo sazonado con una pizca de hijueputa y dos cucharadas de malparido gonorrea. Pero sobre todo, que quede claro lo más importante de todo: los colombainos no somos españoles, aunque vivamos en España con un DNI en regla, vayamos a los toros y bebamos sin escrúpulos tres vasos de sangría después de una paella valenciana humeante preparada con esmero para la comida. (¡La comida, no la cena!).

Yo personalmente estoy harto de escuchar el español transfigurado de aquellos de mis compatriotas que han ido a vivir en España, e incluso de aquellos que sólo han ido de vacaciones por unos cuantos meses: unos cuantos meses que apenas les alcanzaron para entrar al Museo del Prado, darse un paseillo por el Parque del Retiro, tomarse una foto en la Plaza de Cibeles o en la Sagrada Familia de Barcelona y tal vez comprar un recuerdito andaluz en la Alhambra majestuosa. Es molesto, o al menos lo es para mi, que soy un fanático acérrimo del hablar andino que usamos en el Valle de los Alcázares, escuchar a mis paisanos que regresan a Colombia con la dicción manoseada y las expresiones horribles de los españoles. ¿O es acaso soportable que un caleño que recién regresa de Madrid, donde ha ido a visitar a su primo, el que trabaja limpiando los baños en la estación de Atocha, salude a su madre en el aeropuerto con un sonoro "¡Ostias, mamá, que me has hecho falta, joder! ¡Venga, venga!, llamemos ahora mismo a Jeyson y Yair, que esta noche nos vamos de marcha para celebrar mi regreso"? No. Para mi no es soportable en lo absoluto. Y perdonen mi opinión intrasigente, pero es que yo no creo que en 3 meses le cambie la forma de hablar a ninguno.

Eso en cuanto a los turistas. Ahora, dirán los defensores del castellano peninsular que aquellos colombianos que han ido a vivir en España tienen una necesidad apremiante, casi instintiva, de amoldarse a los modismos y a la jerga local para lograr una mayor interacción con su nueva realidad. Pues yo sólo estoy parcialmente de acuerdo con tal afirmación. La gran mayoría de colombianos que han emigrado a la "Madre Patria" lo han hecho durante los últimos diez o quince años. Si bien es entendible que un guámbito que se fue de Colombia a los cinco años y que aún está en proceso de aprendizaje termine rápidamente por adoptar el acento español, no parece normal que una persona que ha vivido en Colombia por 30 o 40 años, es decir el doble o triple del tiempo que ha vivido en España, cambie por completo su acento sin esfuerzo alguno y casi de inmediato con el único propósito de sentirse un ciudadano del Primer Mundo. Si de integración se trata, pues intégrense a la cultura española con todo lo que implica ser colombianos, y apórtenle a los españoles nuevas cosas también, incluída la manera única y original como hablamos los que nacimos en el país del Sagrado Corazón. No se puede pedir, por supuesto, que tras vivir allí por algún tiempo la dicción no se vea en absoluto afectada. Pero de allí a pretender que todos han de mirarnos con respeto porque hablamos como madrileños de raca mandaca hay mucho trecho. ¿O a cuántos españoles residentes en Colombia han visto tratando de amoldarse a nuestras rancias expresiones idiomáticas, tales como: "¡marica, me tiré la pita de la cometa!" o "¡pa' las que sean, parce!"? A muy pocos, supongo yo.

Que no se entiendan estos párrafos críticos como una dosis innecesaria de nacionalismo. Lejos estoy de adoptar un patriotismo meloso y exagerado como el que se ha vuelto tan común en Colombia en los últimos años, luego de la llegada del mesías. Pero sí estoy convencido de que la interacción entre personas de orígenes diversos se hace más interesante cuando conservamos los elementos culturales que nos identifican como oriundos de un rincón particular del mundo. Que aburrido sería, por ejemplo, conocer a un estudiante senegalés que quisiera actuar como ejecutivo parisino a cada instante, en detrimento de su rica cultura africana. Por el bien de la diversidad cultural, pues, mis amigos, ¡hablemos como nos enseñaron nuestros taitas!

9 comentarios:

Germancho dijo...

a lo bien

Mauricio dijo...

concuerdo en buena parte de su critica, solo que aunque yo no soy la persona mas indicada porque adopto con facilidad ya sea por esnobismo o lo que sea otras expresiones idiomaticas. Sin embargo, a mi no me gusta hablar como mis taitas que son santandereanos, a mi me gusta el acento espanhol de Bogota, el idioma si se me hace muy maltratado;
yo he vivido ya en 4 sitios diferentisimos dialecticamente y he ido adoptando algunas expresiones de todos lados, incluso deje Santander hace muchos anhos y me causa sorpresa cuando escucho por ejemplo decir "Mano paseme el libro" o algo asi, no me incomoda me causa cierta gracia asociada con la melancolia. A mi personalmente me parece que si se deben conservar ciertas cosas de la tierra natal, tampoco hay que estar cerrado a otras cosas. En ultimas, como me decia mi profesora de aleman, nadie habla bien siquiera su propio idioma y la lengua evoluciona. Que yo sepa parce no existio en Colombia sino hasta cuando la palabra se importo del portugues porque se dice parceiro (yo no se si se escribe asi, perdonara por ello), incluso el buey del DF viene de las clases bajas y la neta viene de las clases altas, ahora lo dicen ambas y no pasa nada.Yo si lo acepto, prefiero dejar de decir tanto "Hijueputa vida" por un simple "Joder", me criticaban mucho en Bogota por decir tanto la primera expresion.

Germancho dijo...

Yo no lo criticaba!

mauricio dijo...

bueno sumerce no, pero usted sabe como son las mujeres "ayy pero deje de ser grosero, no maldiga tanto...." me referia a eso. Entre nosotros me acuerdo que eso era normal, como el pan de cada dia jaja, ahhh vaya tiempos aquellos.

Diana Carolina dijo...

me gusto el comentario de mauricio!, quien es Mauricio?, me siento identificada con algunas de las cosas que escribe, y sobre tu post, mmm esta bien, estoy muy deacuerdo con la ultima parte sobretodo, aun asi el hecho que adopte algunas palabras porque sencillamente me gustan mas, no significa que me quiera sentir mas integrada a esta cultura por hacerlo, ni que este dejando de lado muchas otras expresiones o características que me hacen Colombiana y mas aun bogotana de pura cepa..Bueno pero en general salio bien el post que inspire!!! y me reí mucho leyendolo.. apesar del palo que me diste!!. CarolinaL

COLOMBIANOS EN ESPAÑA dijo...

Estimado Juan, me ha parecido muy interesante su comentario sobre nuestro castellano y lo he copiado para nuestra web www.colombianosenespana.com si no está de acuerdo lo retiramos de inmediato.
Gracias y un saludo

Anónimo dijo...

Oiste, ve!!!
estoy de acuerdo, me parece ridiculo el que personas mayores crean que al pisar tierras extrañas ya se crean oriundos de esta y aqui en españa adopten ese acentico maluco de la c y la z que parece que fuera un dialecto escupido.
Nunca debemos renegar de nuestras raices, si salimos de nuestro pais antes debemos llevarnoslo a cualquier parte en nuestro corazon y nuestras expresiones, o no parcerito?

Anónimo dijo...

ESTO ESTUVO BIEN CHEVERE, PORQUE YO LLEVO EN ESPAÑA 11 AÑOS Y MI ACENTO NO LO DEJO NI POR HP ES LO MAS LINDO QUE UNO LLEVA DE SU PAIS, AUNQUE LA CÉDULA TAMBIEN PERO HAY QUE VER CUANTA GENTE QUE CON SOLO LLEVAR 1 MES YA HABLAN A LO ESPAÑOL Y ME DA RISA PORQUE DICEN QUE ES QUE AL HABLAR CON LOS ESPAÑOLES SE PEGA, PERO ESO ES MAS MIERDA QUE NI PA'QUE PORQUE HAY GENTE QUE HA TENIDO EDUCACION Y NO CAMBIAMOS NI RENEGAMOS DE COLOMBIA LINDA Y BELLA QUE NOS VIO NACER,QUIEN DIGA QUE SU PAIS NO LE LLAMA ES UN GRAN MENTIROSO-A Y PORUQ CAMBIAR SI ME ENORGULLESE SER COLOMBIANA QUE MAS DA, ME ESCUCHAN HABLAR Y DICEN PERO SI LLEVAS TANTOS AÑOS COMO NO SE TE OLVIDA COMO HABLAN EN TU PAIS.COMO SE ME VA A OLVIDAR SI SOY MAS COLOMBIANA QUE LA PANELA Y EL SANCOCHO? SOLO SE RIEN Y ES LO MAS BONITO QUE PUEDE HABER EN EL MUNDO COMO COLOMBIA NADA.Y LOS CRIADOS CON AGUAPANELA PRESTADA SON LOS QUE CAMBIAN QUE VIVIA COLOMBIA HP QUE ES EL PAIS MAS LINDO CON SU GUERRILLA Y NARCOTRAFICO Y GENTE QUE SOMOS DE ACA Y DE AYA.

Anónimo dijo...

Si mijito, tienes toooda la razòn, yo vivo en España hace dos años y cuando hablo con mis hijos me encanta cuando me dicen, oye mami, pero tu sigues hablando como costeña... y les digo: si yo soy costeña, colombiana 100% asi que asi es que hablo yo. Mas bien a mi marido que es español es al que se le pegan mis: coma mijito, comaa, mandas càscara, etc, etc.

A algunos compatriotas si se les pegan ràpidito las expresiones de acá, porque tengo unas amigas costeñas tabièn, por cierto y cuando hablamos les digo que quieren ser màs madrileñas que el oso del Logroño, pero no puedo negar que a los que màs mantienen su acento son los paisas, esoos si que siii... recien llegada aqui ponia mucho cuidado por la calle, a ver si podia al menos ver a un compatriota... y siii, escuchaba ese acento inconfundible: el paisa, iguales de lindos, siempre iguales...
Sin embargo respeto a los que se les pega el: joodeer, jajajaa,pero mejor es un buen: nooojoodaa!

Un abrazo compis... desde Madrid, Beatriz