lunes, enero 13, 2014

The heroes of hatred

While news arrived from Israel regarding the death of Ariel Sharon, undefeated hero of fair wars for some, die-hard champion of the most violent Zionism for others, in Paris the French Council of State, in a decision noted for its speed and controversial for its content, prohibited the presentation in the city of Nantes of comedian Dieudonné M'bala M'bala , artist from the suburbs of the capital, born of a Cameroonian father and a French mother. The arguments that the highest French court wielded were several, some more accurate than others, but were basically supported on the idea that the artist's new show, titled "The Wall ",  sent a message of racial hatred and transgressed the limits of free speech by engaging in crimes such as denial of the Jewish Holocaust and "advocating the discrimination, persecution and extermination perpetrated during the Second World War". Immediately, voices advocating freedom of expression were heard, defending the right of the artist to disclose his political positions on a show that many find relevant and full of acute criticism regarding the foreign policy of the State of Israel and the Western world in general.

Taken by curiosity, I started digging through Youtube to find some of the recorded shows by Mr. M'bala M'bala, and I must confess that I found in some of them truly scathing and funny moments (you can see an example below). As I followed the English subtitles of the soliloquy, delivered in the most authentic vernacular jargon from the banlieues of Paris, I also understood the reasons why some critics (this editorial in Le Monde, for example) find it morally and even criminally questionable, for it is true that these shows cast doubt over the historical veracity of the Holocaust, incites violence against the children of Israel, and advocates for violence as the just defense entitled to Palestinians in the occupied territories. In favor of the comic and its methods of comic-political argument, it must be said as well that the way he makes his point is through a clever juxtaposition of concrete facts of "acceptable" official violence (colonial abuses of French in Cameroon, the use of chemical weapons by the Western powers, the Mossad assassinations , etc. ), on top of the violence, historically challenged, used by Palestinian extremists and their allies.

After all , Mr. Dieudonné has taken a step back and renounced to present his show, promising that he will change it  for another one politically more acceptable. I think that was an easy step back, after having focused the media attention on the content of his message for a few days, precisely at the time of the death of one of the staunchest defenders of the use of violence as the only solution to the conflict between Palestinians and Israelis. Perhaps this was for the better: I believe that everyone has the right to express political and religious views of any conflict or any believes, even if some will take offense (that is, after all, the meaning of freedom of expression); but I also believe that incitement to hatred and violence must be monitored, controlled and punished when the needed, and according to the laws of each sovereign state. And yet, I was thinking about the designs of European justice, and how it seems paradoxical (perhaps I should say hypocritical) that it made a decision so quickly in the case of Mr. M'bala M'bala, while it is still limping in a way so pitiful and so evident in the case of other pan-European examples of incitement to violence and racial hatred.

Let us stay in Paris, to go no further, and let us remember the famous cartoons of the leftist newspaper Charlie Hebdo, that for decades has been satirizing about extremism and laughing at political and religious fundamentalists in France and elsewhere . In 2006 Charlie Hebdo published a famous cartoon depicting the Prophet Mohammed saying : "It's hard to be loved by jerks", and immediately generated controversy over the stereotype that it created regarding followers of Islam. Again, here I think that the publication had the right to satirize about Islam, even if it was walking on the (nowadays dangerous) grounds of negative stereotypes. But those who sued Charlie Hebdo after the publication of the cartoon seemed to have a point, in that they showed clear evidence that the newspaper had repeatedly used the terms "Muslim" and "terrorist" interchangeably, thereby inciting racial stigmatization and making of so many French citizens who profess the religion of Muhammad an easy targets of popular hatred. Although President Jacques Chirac initially ruled against every manifestation that incited religious hatred, most political leaders in France supported the cartoon invoking freedom of expression . The Council of State, of course, did not condemn the publication of the cartoons, which had unfortunate results in terms of public order in the French capital.

Even more worrying is the threatening wave of racial hatred (mainly against Muslims) that is starting to take over some sectors of political power in Europe. In France, the stale ideals of Jean -Marie Le Pen (antisemitic himself and godfather of one of Mr. M'bala M'bala's daughters) have been rescued by his daughter Marine, who has compared the closure of certain streets in French cities to allow Muslim prayer with the Nazi occupation of the capital. In the Netherlands, a populist madman named Geert Wilders says to whoever that wants to listen that the Koran is a fascist book, that he hates Islam, and that the Islamization of Europe must be prevented at all costs. Even worse, a video widely circulated and directed by Wilders, shows extracts from the Koran followed by images of terrorist acts carried out by extremists is. I can hardly think of a more clear incitement to racial and religious hatred. Although several countries have (only temporarily)  banned Wilders from entry into their territories, none of the criminal charges against him for inciting hatred have thrived. For these important European politicians, freedom of expression has always prevailed over hate crimes. Suppose we accept that rule. But why was not the same rule applied for Mr. M'bala M'bala?

Today's society has to deal with many ghosts: that of superstition, that of religious obscurantism, ethnic wars, etc. Yet, perhaps the most scary ghost that we face is that of our own ideological biases (and this applies also in Colombia). The political taboos of the twentieth century still haunt us and sometimes keep us from clearly discern the meaning of Justice. It is time for us to regard with new eyes, more self-critical eyes, the history of Mankind. It is time that things change, so that those who are first punished by the rule of law are not those who seek to draw attention to our contradictions, but those looking to establish themselves as representatives of the people perched on the rubble of our mutual hatred.


Los héroes del odio

Al tiempo que en Israel se confirmaba la muerte de Ariel Sharon, héroe invicto de guerras justas para algunos, recalcitrante adalid del sionismo más violento para otros, en París el Consejo de Estado francés, en una decisión notable por su celeridad y controversial por su contenido, prohibió la presentación en la ciudad de Nantes del cómico Dieudonné M'bala M'bala, artista de los suburbios de la capital nacido de padre camerunés y madre francesa. Los argumentos que esgrimió el alto tribunal francés fueron varios, algunos más certeros que otros, pero básicamente se soportaban en la idea de que el nuevo show del artista, titulado "El Muro", enviaba un mensaje de odio racial y transgredía los límites de la libertad de expresión al incurrir en crímenes como el negacionismo del holocausto judío y "la apología de la discriminación, la persecución y la exterminación perpetrada en el curso de la Segunda Guerra Mundial". De inmediato se levantaron voces que abogaban por la libertad de expresión, y que defendían el derecho del artista a divulgar sus posiciones políticas en un show que muchos encuentran relevante y cargado de agudas críticas a la política exterior del Estado de Israel y del mundo occidental en general.

Presa de la curiosidad, me puse a escarbar en Youtube hasta encontrar algunos de los espectáculos grabados del señor M'bala M'bala, y debo confesar que los encontré en algunos momentos verdaderamente mordaces y graciosos (aquí abajo pueden ver un ejemplo). Mientras seguía los subtítulos en inglés del soliloquio emitido en la jerga más vernácula de los banlieus de París, pude entender también las razones por las cuales algunos (este editorial del diario Le Monde, por ejemplo) los encuentran moral e incluso penalmente cuestionables, pues es verdad que en dichos espectáculos se duda de la veracidad histórica del holocausto judío, se incita a la violencia contra los hijos de Israel, y se enarbolan las banderas de la violencia como justa defensa a la que tienen derecho los palestinos de los territorios ocupados. A favor del cómico y de sus métodos de argumentación cómico-política, se debe decir también que la manera en que sienta su posición es a través de una inteligente contraposición de hechos concretos de la "aceptable" violencia oficial (los abusos coloniales de los franceses en Camerún, el uso de armas químicas por parte de las potencias occidentales, los asesinatos selectivos de la Mossad, etc.), frente a la violencia históricamente cuestionada de los extremistas palestinos y sus aliados.

Al final de cuentas, el señor Dieudonné ha dado un paso atrás y ha renunciado a presentar su espectáculo, prometiendo que lo cambiará por otro políticamente más aceptable. Creo que ese paso atrás fue fácil de dar luego de haber centrado la atención en el contenido de su mensaje por algunos días, precisamente en el momento de la muerte de uno de los defensores más acérrimos del uso de la violencia como única salida al conflicto entre palestinos e israelíes. Tal vez sea lo mejor: creo que todo el mundo tiene el derecho de expresar opiniones políticas y religiosas sobre cualquier conflicto o sobre cualquier credo, aún cuando algunos se sientan ofendidos (de eso se trata, a fin de cuentas, la libertad de expresión); pero también creo que la incitación al odio y a la violencia debe ser monitoreada, controlada y castigada cuando el caso lo amerite, y de acuerdo a las leyes de cada estado. Y sin embargo, me quedé pensando en los designios de la justicia europea, y de cómo parece paradójico (tal vez debería decir hipócrita) que haya fallado con tal celeridad en el caso del señor M'bala M'bala mientras continúa cojeando de una manera tan lamentable y tan evidente en el caso de otros ejemplos paneuropeos de incitación a la violencia y al odio racial.

Quedémonos en París, para no ir más lejos, y recordemos las famosas caricaturas del semanario de izquierda Charlie Hebdo, que lleva varias décadas satirizando extremismos y riéndose de los fundamentalistas políticos y religiosos en Francia y en el mundo. En el 2006 Charlie Hebdó publicó una celébre caricatura que mostraba al profeta Mahoma diciendo: "es duro ser amado por idiotas", y que de inmediato generó una polémica por la estigmatización que hacía de los practicantes del Islam. De nuevo, creo que aquí el semanario estaba en su derecho de burlarse de la religión musulmana, aún cuando haya rayado en los límites -peligrosos por estos años en Europa- del estereotipo negativo. Pero parecían tener razón quienes demandaron a Charlie Hebdo tras la publicación de la caricatura, quienes argumentaron, con evidencias claras, que varias veces el semanario había usado indistintamente los términos "musulmán" y "terrorista", incitando con ello a la estigmatización racial, y haciendo blancos fáciles del odio popular a tantísimos ciudadanos franceses que profesan la religión de Mahoma. Aunque inicialmente el presidente Jacques Chirac se pronunció en contra de toda manifestación que incitara al odio religioso, la mayoría de los líderes políticos en Francia apoyaron al semanario invocando la libertad de expresión. El Consejo de Estado, por supuesto, no condenó la publicación de estas caricaturas, que sí tuvieron resultados lamentables en el orden público en la capital francesa.

Más preocupante aún es la ola amenazante de odio racial (principalmente en contra de los musulmanes) que hoy en día comienza a tomarse el poder político en Europa. En Francia, los ideales rancios de Jean-Marie Le Pen (antisemita él mismo y padrino de una de las hijas del señor M'bala M'bala) han sido rescatados por su hija Marine, quien ha comparado el cierre de ciertas calles en las ciudades francesas para permitir la oración musulmana con la ocupación Nazi de la capital. En Holanda un energúmeno populista de nombre Geert Wilders anda diciendo muy tieso y muy majo que el Corán es un libro fascista, que él odia el Islam, y que se debe impedir a toda costa las islamización de Europa. Aún más grave, en un video ampliamente difundido y dirigido por Wilders, se muestran extractos del texto del Corán seguidos de imágenes de actos terroristas cometidos por extremistas. Me es difícil pensar en una incitación más clara al odio racial y religioso. Aunque varios países han prohibido (sólo temporalmente) la entrada de Wilders en su territorio, ninguno de los cargos penales en su contra por incitación al odio han prosperado. En el caso de estos importantes políticos europeos, la libertad de expresión ha primado siempre sobre los crímenes de odio. Supongamos que aceptamos esa regla. Pero, ¿por qué no fue así también para el señor M'bala M'bala?

La sociedad actual tiene que lidiar con muchos fantasmas: el de la superstición, el del oscurantismo religioso, el de las guerras étnicas. Y sin embargo, tal vez el fantasma más tenebroso al que tenemos que hacer frente es al de nuestros propios sesgos ideológicos (y esto vale en Colombia también). Los tabúes políticos del siglo XX nos persiguen todavía y nos impiden vislumbrar con claridad el sentido de la Justicia. Es hora de que comencemos a ver con otros ojos, unos ojos más autocríticos, la historia de esta, nuestra Humanidad. Es hora de que quienes primero caigan bajo el peso de la ley no sean quienes pretenden llamarnos la atención sobre nuestras contradicciones, sino aquellos que buscan erigirse en representantes del pueblo encaramados en los escombros de nuestros mutuos odios.


jueves, enero 02, 2014


En el siglo XVI el mundo pertenecía a quien lo supiera navegar. Flotillas enteras de carabelas y bageles emprendían expediciones temerarias para descubrir nuevos mundos y expandir imperios. Españoles, portugueses, holandeses e ingleses se disputaban el control de los mares, y el conocimiento cartográfico era guardado como un secreto de estado por los monarcas de estos reinos, para quienes las rutas de navegación y los mapas de nuevos litorales eran un bien tan preciado como el uranio enriquecido de nuestros tiempos. En un libro apasionante, María Portuondo nos cuenta, por ejemplo, cómo la necesidad de mantener esa enorme cantidad de conocimiento a salvo de la ávida curiosidad de los enemigos en el control de los mares dio orígen a la ciencia secreta de la cosmografía en el imperio español, y cómo las nuevas técnicas que de allí se desprendieron dieron a los europeos una visión nueva del mundo que estaban por descubrir. Desde entonces, la cartografía y la navegación han estado ligadas sin remedio al ejercicio del poder, una relación de la que dan cuenta hoy en día los ingentes esfuerzos políticos de Europa por tener en órbita su propia flotilla de satélites para navegación global.

Gerard de Kremer, el filósofo y matemático flamenco que alcanzaría el reconocimiento mundial por sus trabajos cartográficos con el nombre de Gerardus Mercator, vino al mundo en medio de aquellos años turbulentos, y tuvo la suerte de vivir en los Países Bajos en las décadas que precedieron a la edad de oro, cuando las artes y las ciencias eran apreciados por su valor como conocimiento puro, pero también codiciadas por la relevancia de sus secretos. En 1569 Mercator ideó y dio a conocer un nuevo mapa del mundo conocido en el que daba solución a uno de los problemas más serios para los navegantes de la época: el de representar la superficie esférica del planeta en un mapa plano donde además las direcciones fueran conservadas. Es decir, un mapa en donde para cada punto, sin importar su posición en la superficie, las direcciones norte-sur y este-oeste formaran entre ellas ángulos de 90 grados. No era una tarea irrelevante: en una época en que sólo la posición de las estrellas en el firmamento y la hora del día daban una idea de nuestra ubicación en la superficie del planeta, una carta de navegación donde el norte siempre estuviera en la misma dirección resultaría de gran utilidad para planear las nuevas rutas del descubrimiento.

En la proyección de Mercator, los ángulos y las direcciones cardinales se conservan. Pero las áreas cercanas a los polos aparecen desmesuradamente grandes. Fuente: Wikipedia.
Si tienen un globo terráqueo inflable al que no estén emocionalmente conectados, intenten cortarlo y extenderlo en una mesa de forma que toda la extensión de su superficie sea visible y esté en contacto directo con la mesa, conservando al mismo tiempo una idea de la distribución geográfica de los continentes. Al intentarlo, seguro podrán entender la gran dificultad geométrica a la que se enfrentaron Mercator y otros cartógrafos de la época: no es fácil representar un mundo esférico en dos dimensiones planas sin distorsionar por completo las formas o las direcciones. Quienes se dieron a la tarea de hacerlo, tuvieron que escoger entre proyecciones conformes (es decir, que conservan las direcciones), como lo hizo Mercator, o proyecciones que conservan las áreas. En el último caso, las proporciones entre los tamaños de los países se mantienen fieles a la realidad, aún cuando las direcciones pierden la fidelidad necesaria para la navegación. La idea de Mercator resultó mucho más útil para los propósitos imperiales y terminó siendo adoptada de manera universal en casi todos los mapas que aparecen hoy en día en los libros de texto del mundo. En la proyección conforme de Mercator (que es la misma utilizada por Google Maps), las regiones cercanas a los polos se distorsionan por completo y países como Groenlandia o Noruega aparecen mas grandes comparados con países ecuatoriales, en contradicción feaciente con la realidad esférica de nuestra Tierra. No tiene por que ser así: el tiempo de los grandes navegantes ya pasó.

En una proyección de áreas iguales, como la de Molleweide, la proporción de áreas entre diversas regiones del planeta son fieles a la realidad, pero la dirección norte-sur aparece distorsionada. Compárese con la imagen de arriba. Fuente: Wikipedia.
Hay quienes interpretamos la popular versión del mundo representada en el mapa de Mercator desde una perspectiva política particular: el norte está arriba, y los países del hemisferio septentrional aparecen más grandes de lo que son en realidad. Quien se enfrenta al mapa de Mercator, como quien observa una obra de arte en un museo, bien puede pensar que los países ricos del norte son también los más extensos y populosos. La realidad es diferente, y  es bueno que quienes están a cargo de la educación de nuestros pequeños geógrafos se tomen el trabajo de explicar a fondo los efectos de la geometría en la representación política de nuestros países. La matemática, en su rica variedad, nos ofrece otras opciones, como la proyección de Molleweide,  que distorsiona un poco los ángulos, pero nos muestra una visión más democrática del mundo, o la proyección de Gall-Peters, que se hizo famosa tras su aparación en la serie de televisión The West Wing. Como todo el aparato de la ciencia, la elaboración de mapas es el arte de crear un modelo del mundo que explique las observaciones, y no una verdad absoulta. Es por eso que nuestras verdades políticas y geográficas, pero también históricas, dependen a veces de nuestros intereses. Hace un par de años,  NASA dio otro ejemplo de tergiversación cartográfica cuando publicó su imagen "Blue Marble 2012" en la que Norteamérica aparece ocupando una porción considerable del globo terráqueo, de nuevo en desacuerdo con la realidad, como se puede comprobar fácilmente comparando la imagen con una proyección de Google Earth. Un error tan evidente tiene sin lugar a dudas algunas motivaciones políticas acerca de las cuales vale la pena pensar un poco.

En tiempos de Mercator, los dueños de la ciencia secreta lograron mantener el control de los mares, y al hacerlo garantizaron tresceintos años de colonialismo del que aún hoy sufrimos las consecuencias. Hoy es bueno estar alerta, ver el mundo con otros ojos y recordar una vez más que vivimos en un planeta redondo, como una naranja, en el que la cartografía todavía puede jugar a favor de intereses particulares. Tal vez la esperanza de un futuro de independencia tecnológica motive a nuestros gobiernos a entrenar a los navegantes del futuro, y nos anime a todos por fin a aprender un poco de geometría.